← Volver al menú principal

Tu Caso

En D.I.A somos especialistas en la atención de personas que tengan dificultades en la realización de actividades de la  vida cotidiana, sin importar su edad, su condición o el grado de discapacidad o dependencia que presenten, las intervenciones pueden adaptarse según el nivel y las necesidades.

En el programa atendemos a personas con síndrome de Down, síndrome de Asperger, autismo de alto funcionamiento, problemas de aprendizaje, discapacidad intelectual, parálisis cerebral, por mencionar algunas.

Aquí te presentamos el ejemplo de un caso para que conozcas como es que funciona D.I.A

Pablo es un adulto de 26 años con Síndrome de Down, tiene dos hermanos, una de 21 y un hermano de 16, su papá trabaja durante tiempo completo, su mamá nada más durante las mañanas. Pablo ha ido durante años a asociaciones que promueven la integración social y ha hecho varios amigos, sin embargo los frecuenta muy poco. Sus actividades diarias son ver la televisión, estar con sus hermanos o acompañar a su mamá a diferentes quehaceres. Pablo no tiene una rutina diaria de actividades, su madre se encarga de hacerle de comer, lavar su ropa, supervisar su salud e higiene. Ambos padres confiesan ser sobreprotectores con él, les preocupa que algo le pueda pasar en la calle, les preocupa dejarlo solo pero sobre todo les preocupa  su futuro, ¿Qué va a hacer cuando ellos falten?

Después de realizar una evaluación se propone un plan de intervención para proyectar a Pablo hacia el futuro, comenzando con intervenciones básicas, como lograr que Pablo tenga una estructura en su vida cotidiana, integrando actividades de cuidados personales, responsabilidades en casa, rutinas de ejercicio, etc. Se trabaja también a nivel cognitivo, ejercitando la atención, memoria y psicomotricidad, se incluye un taller de habilidades sociales y se propone como meta lograr la inserción laboral de Pablo y ampliar su red social.

Después de meses de intervención Pablo es capaz de despertarse, vestirse y hacerse de desayunar por su cuenta, ayudar a su mamá con tareas en casa, por las tardes trabaja en la pastelería de una tía, en donde recibe un salario justo, aprende cosas nuevas y tiene contacto con todos los clientes. Cada día los retos de Pablo van subiendo su nivel de dificultad, ahora es un miembro activo en su familia y su comunidad, todos los días, Pablo, su familia y nosotros nos esforzamos por aumentar su autonomía, independencia, y calidad de vida.