← Volver al menú principal

Procesos

Todos los procesos de intervención de los programas constan de tres fases:

EVALUACIÓN

Nos enfocamos a detectar las fortalezas, habilidades, o talentos personales que van a servir como plataforma para vencer o palear las dificultades.

Se toma en cuenta la condición y desarrollo de la persona, las necesidades y expectativas personales y familiares, el contexto familiar y social etc.

Diseñamos un Plan individualizado de Trabajo.

INTERVENCIÓN

Se fijan metas y objetivos, sin embargo según los avances que va teniendo cada persona, se van marcando el ritmo de trabajo y la periodicidad de las sesiones.

Una de las ventajas del programa es que la persona tendrá oportunidad de poner
en práctica las habilidades nuevas en contextos reales bajo supervisión.

MANTENIMIENTO

La meta principal del programa es que la persona vaya necesitando cada vez menos de intervención profesional, pudiendo así, llevar una vida autónoma de manera satisfactoria.

Cuando se hayan alcanzado la mayoría de los objetivos, la persona estará recibiendo seguimiento para darle continuidad al trabajo realizado.